Con el reciente boom del marketing digital, un negocio o empresa que no tenga página web ¿realmente existe? Sin embargo, es como un carro: no es solo tenerlo, sino mantenerlo.

Si has seguido paso a paso la guía de Gananci para posicionar una página web y aún no ves los resultados, no desesperes: el error podría estar en la parte estética de tu página. Porque está bien que tu página tenga una excelente cantidad de contenido y todo, pero hay que estar claros: atraería a millones de personas más si tuviera un diseño más encantador.

No hay que subestimar este aspecto. Una verdadera página web inolvidable es aquella que lo tiene todo, que es un compendio de sentidos. Es aquella en la que entras y no quieres salir nunca más. Y eso no lo vas a lograr con tu fondo blanco, tus letras negras y una que otra imagen en lugares estratégicos.

Por eso, he reunido para ti una serie de consejos o trucos que están muy a la vanguardia, para que tu página web no pase desapercibida nunca más, y sea perfecta tanto en contenido como en diseño. Busca tu cuadernito (o tu móvil) ¡y a tomar notas!

1. No elijas plantillas predeterminadas

Créeme que es lo peor que podrías hacer, porque miles de otras páginas webs tendrán exactamente el mismo aspecto que la tuya, y no quieres eso, ¿o sí? Lo que quieres es que tu sitio resalte de entre las demás webs mundanas.

En su lugar, elige una buena imagen de fondo, por ejemplo. Algo que esté relacionado con el contenido de tu página y que sea linda y llamativa, pero no demasiado como para que se vea desproporcionada con el cuerpo. Ya de ahí ve jugando y probando con diferentes plantillas que se adapten a lo que necesitas y a lo que ya tienes.

Otra opción bastante original es poner un video de fondo. ¡Dejarás impactados a tus visitantes!

2. No sobrecargues de información

Con tantos widgets, funciones y enlaces que se pueden agregar a la página, uno enloquece y pierde de vista la luz. No caigas en eso: mantenlo simple, limpio, claro… Que todo tenga una estructura definida y una dirección clara.

Intenta que tu sitio no tenga más de dos columnas, y pon en la columna solo lo estrictamente necesario, como entradas recientes y populares, quizás tu información de contacto…

3. Procura que el texto sea legible

Esto parece de lógica, pero es sorprendente la cantidad de páginas que hay en las que no se entiende pero nada. Hay que estar pendiente de los colores, de que el color del texto haga verdadero contraste con el fondo y resalte a simple vista.

Otro punto a considerar es la fuente, pues no queremos que nuestra página la tomen de ejemplo para mostrar todas las fuentes que existen. Se ve muy desorganizado. Intenta tener una fuente para títulos y banners y otra para el cuerpo del texto. ¡Y no te olvides del tamaño! Nunca es agradable entrecerrar los ojos para leer.

4. Elige fotos de buena calidad

Por el amor de Dios, no pongas imágenes que parece que fueron sacadas de Word o que un niño las dibujó, ni fotos tomadas con cámaras de juguete. Como te dije antes, las páginas webs asombrosas se tratan de que todo esté en su sitio, tanto el texto, como el diseño como las imágenes.

Existen muchos sitios online de donde puedes sacar imágenes geniales, gratis y sin derechos de autor. Uno de ellos es Pixabay. Otra recomendación es que, si tienes la oportunidad, toma las fotos tú mismo. Eso te garantizará originalidad y tendrás las fotos que quieres exactamente. Sino, siempre puedes contratar a alguien que las tome por ti.

5. No te olvides de la versión móvil

Muchas personas acceden al navegador desde sus teléfonos móviles, y no hay nada más incómodo que una página que no tiene disponible una versión adecuada.

No tiene que ser nada muy elaborado (recuerda que menos es más), solo que sea amigable para móviles y que se siga viendo profesional y atractivo.

6. Hazle un favor a todo el planeta y escribe correctamente

Por muy buen contenido que tenga la página, una mala ortografía o mala redacción espanta a cualquiera. Si este tema te cuesta, no confíes en un corrector: pídele a un amigo que le eche un vistazo por algún posible error, o contrata a un editor especializado en el tema.


Y ahora que tienes estos trucos, aprende cómo aumentar las visitas en tu blog, y verás que tu página web será completamente imparable.