Es difícil mantener a tus hijos seguros, pero existen algunos pasos que puedes tomar para asegurarte de que están utilizando Internet y las redes sociales con seguridad.

Ser padre es un campo minado. Proteger a tu hijo no es exactamente fácil y todo el mundo sabe que tan pronto Internet apareció en la escena te dio mucho más en que pensar.

Si bien, haces todo lo posible para enseñar a tus niños a mantenerse seguros en el mundo real. Pero ¿qué pasa con el digital? Internet es parte de la vida diaria  y es bueno que los niños aprendan lo que deben y lo que no deben hacer desde el principio.

La tecnología ha cambiado nuestra forma de interactuar y eso significa enseñar algunas lecciones serias a tus hijos sobre el comportamiento en línea y la seguridad. Aquí hay algunas sugerencias que te indican por dónde comenzar.

  1. Requerir permisos para compartir

Recuerda que los niños rara vez piensan en las consecuencias. En el mundo digital, esto puede llevar a compartir información cuando no deberían.

Una buena práctica es conseguir que tengan el hábito de pedir permiso para compartir información. Especialmente con tus hijos adolescentes.

Según los estudios, sólo cuatro de cada diez padres se comunican frecuentemente con sus hijos adolescentes sobre lo que deben compartir en línea.

¿Quieres saber qué hacer? Siéntate y habla abiertamente sobre los peligros online y por qué es mejor estar seguros que lamentar después. Enséñales que sus identidades digitales persistirán en el tiempo y podrían afectar sus vidas en los próximos años. A continuación, anímalos a consultar contigo cuando obtienen solicitudes para cualquier tipo de información personal.

  1. Utilizar los controles parentales

Es demasiado fácil encontrar contenido inapropiado en línea. Pero al mismo tiempo, quieres que tus hijos tengan la libertad de explorar y descubrir cosas por sí mismos.

Los controles parentales (como parte de un sistema operativo o una herramienta de terceros) pueden proteger a tus hijos. Lo mejor de todo, estos controles funcionan en ambos sentidos, protegiendo lo que tus hijos ven y aceptan y la información que dan.

  1. Conéctate con tus hijos

Estudios estiman que el 83 por ciento de los padres son amigos con sus hijos adolescentes en Facebook. Esto no significa que debes publicar en el muro de tu hijo cada cinco minutos. Sin embargo, te permite ver lo que tus hijos publican y quiénes son sus amigos.

Si los encuentras haciendo algo inadecuado en línea, úsalo como un momento de enseñanza en lugar de uno para los reproches. Piensa en una conversación más casual al momento de indicarlo.

  1. Invertir en una red privada virtual (VPN)

Con esto tus hijos permanecen anónimos, por lo que nadie puede rastrear su ubicación o dirección IP. Sí, es una cuota mensual extra, pero vale la pena la inversión.

Recuerda hacer tu investigación sobre los proveedores de VPN. Algunas VPNs disminuirán considerablemente la velocidad de Internet, lo que hará que cambies la seguridad por la velocidad.

  1. Compartir información personal falsa

Este puede sorprenderte. Compartir información personal falsa en línea es una mentira blanca que puede valer la pena enseñarle a tu hijo.

Primero, no existe ninguna regla que diga que debes ingresar su cumpleaños correcto, dirección, y así sucesivamente. Crea cuentas de correo electrónico para tus hijos que sean sólo para ciertas solicitudes y correo basura cada vez que se unen a nuevo sitio o plataforma.

La verdad es que la mayoría de los sitios sólo recopilan información para venderla a los anunciantes. La información falsa también protege a tus hijos del robo de identidad, una práctica común que muchos padres no supervisan hasta que es demasiado tarde.

  1. Buscar de forma anónima

Los motores de búsqueda como Google construyen un historial web de ti, haciendo un rastreo de qué, cuándo y cómo buscas información. Están construyendo un registro permanente de todo lo que tus hijos buscan, un registro que permanece con ellos para el resto de sus vidas y más allá. Espeluznante, ¿verdad?

Los motores de búsqueda anónimos tales como DuckDuckGo y StartPage no supervisan sus resultados ni construyen un historial de la navegación de la web. Úsalos y tus hijos podrán buscar información sin preocuparse por que sus futuros maestros, esposos, jefes, amigos, etc., sabrán todo sobre ellos y lo que han buscado durante sus vidas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here